Credit image

¿Navegador lento? Guía para acelerar Chrome

¿Chrome va muy lento? ¿Tienes problemas con el navegador? En este artículo damos un repaso a una serie de consejos para mejorar su rendimiento.

Si te hicieran la pregunta «¿Cuál es el programa que utilizas con más frecuencia?», muy probablemente la respuesta sería el navegador web. Aunque Mozilla Firefox le suele seguir en el segundo puesto, Google Chrome es el navegador más utilizado con gran diferencia.

Las razones suelen ser muy variadas: funcionalidades, velocidad, estabilidad, implementación y actualización constante con mejoras y características técnicas, gran comunidad de extensiones, facilidad de uso e integración con servicios web y un largo etcétera.

¿Navegador muy lento? Guía para acelerar Google Chrome

De hecho, si también preguntáramos cuál es el principal problema de Google Chrome, es muy probable que obtuvieramos la misma respuesta: su alto consumo de memoria RAM. Lejos quedaron los días en los que los navegadores eran sencillas aplicaciones para mostrar una simple página web. Actualmente tienen soporte de pestañas para abrir múltiples páginas a la vez, extensiones que modifican el comportamiento del navegador (o de la página que visitas), posibilidad de reproducir audio y video nativamente, o incluso de generar contenido multimedia 3D para crear animaciones o juegos en los que se utiliza la tarjeta gráfica del sistema. Todo esto, se refleja en el consumo de recursos del sistema, por lo que podemos necesitar un equipo potente dependiendo del uso que le estemos dando.

Comportamiento habitual de Google Chrome

Resumiendo: una de las principales preocupaciones de los usuarios al utilizar Google Chrome es que el navegador puede ser bastante lento. En gran parte, esto es tarea de los desarrolladores de Chrome, aunque nosotros también podemos ajustar al máximo ciertos detalles del navegador para que funcione lo mejor posible. En este artículo hablaremos precisamente de eso: Cómo conseguir que nuestro Chrome sea más rápido.

Gestión de memoria: Chrome consume demasiado

Como habíamos mencionado, uno de los mayores problemas de Chrome suele ser que consume demasiada memoria RAM. Esto normalmente ocurre porque tenemos sobrecargado el navegador con muchas características que puede que no estemos utilizando. El primer paso debería ser analizar e investigar cuanto consume Google Chrome y que partes son las que más RAM están utilizando.

Pulsando CTRL+SHIFT+ESC, podemos acceder al Administrador de tareas de Windows (o usar el del sistema que estemos utilizando) y veremos lo que consume cada ventana del navegador (proceso chrome.exe), pero no cada parte individual. Sin embargo, Google Chrome tiene su propio administrador de tareas, donde se puede diferenciar y ver la memoria que está utilizando cada pestaña o página abierta y cada extensión cargada en el navegador.

Administrador de tareas de Google Chrome

Para ello, simplemente pulsamos SHIFT+ESC (o botón derecho sobre la barra de título del navegador y seleccionar Administrador de tareas). En esa ventana podemos ver el consumo de RAM (Memoria), el uso de procesador (CPU) o el uso de conexión (Red). También podemos pulsar con botón derecho sobre la cabecera y activar columnas como Memoria de Javascript, Memoria de la GPU o Caché de imagen entre otros, para saber cuanto están consumiendo en cada sección concreta, lo que puede ser especialmente útil para los desarrolladores.

Mediante este panel, podremos averiguar que páginas son las que más memoria consumen, ya que como podemos ver, no es lo mismo abrir Spotify que abrir Twitter. También podemos abrir una nueva pestaña y escribir el siguiente texto: chrome://memory-redirect. Esto no es más que una página interna especial de Chrome que nos muestra información técnica e incluso la opción de comparar la memoria que consumen otros navegadores, respecto a Google Chrome.

Deshabilitar extensiones prescindibles

El lector habrá llegado a la conclusión más evidente de esta guía, quitar extensiones que no utilice de Chrome. En el punto anterior, se reflejaban dichas extensiones y cuanta memoria RAM consumía cada una. Esto nos puede servir para detectar si existe alguna extensión que esté consumiendo demasiado, o simplemente para revisar y desactivar temporalmente.

Puedes desactivar temporalmente extensiones de Google Chrome

Podemos pulsar en el botón de las 3 líneas (hamburguesa) y seleccionar Más herramientas / Extensiones, o simplemente escribir chrome://extensions/ en una nueva pestaña. Con esto llegaremos a un panel de configuración donde podemos eliminar o deshabilitar temporalmente las extensiones, para que no consuman memoria RAM.

Cada usuario debe considerar las extensiones que son necesarias para sus hábitos de navegación y cuales puede desactivar temporalmente o eliminar por completo.

Y hablando de hábitos... Aunque no esté directamente relacionado con la velocidad del navegador, adquirir buenos hábitos con el método geek conseguirá aumentar nuestra productividad y ahorrar tiempo.

Desactivar pestañas inactivas

En este punto, el usuario podría pensar que cuantas más extensiones desactive o elimine, más memoria ahorrará. Y es cierto, salvo con una excepción: The Great Suspender. Si eres de los que tiene el hábito de dejar múltiples pestañas abiertas, probablemente para revisar después aunque al final no lo hagas por cuestiones de tiempo (no estás sólo, te entendemos), esta extensión te vendrá muy bien.

Se trata de una extensión que vigila nuestro navegador y suspende las pestañas que llevan más de cierto tiempo sin utilizarse. Cuanto más tiempo pasa, menos probable es que volvamos a esa extensión que tenemos pendiente en el navegador, por lo que con esta extensión seguimos teniendo las pestañas en nuestro navegador, pero no consumen memoria RAM en absoluto.

The Great Suspender: Suspende las pestañas que no estés utilizando

The Great Suspender | URL

La extensión es muy personalizable y nos permite reanudar la pestaña simplemente pulsando encima. También nos permite indicar una lista blanca de sitios que no queremos que se suspendan, especificar el tiempo para empezar a suspender pestañas, recuperar automáticamente pestañas cuando se pulse en ellas, suspender pestañas sólo cuando estés con una batería y muchas otras opciones más.

Si por alguna razón, esta extensión no te convence, tienes otras alternativas como Tab Hibernation, Tab Memory Purge o Tab Mem Free. También tienes Tabs Outliner, un poco más orientada a la organización de pestañas.

[...]

Queda el 60% del artículo
Leer artículo completo

Cómo crear GIF animados en 3D (Split-Depth GIF)

¿Te has encontrado con alguno de estos GIF animados en 3D? En este artículo te explico como crearlos de forma sencilla.

Con el renacimiento de los GIF animados en los últimos años, ha nacido también un curioso fenómeno en el que podemos ver GIF animados con lo que parece un efecto 3D muy llamativo y sorprendente, todo ello a simple vista, sin necesidad de utilizar gafas especiales.

¿Cómo crear GIF animados en 3D?

Este fenómeno (que no deja de ser un truco visual) se ha bautizado en Internet con el nombre de SplitDepthGIF (GIF animados con profundidad dividida). En este artículo veremos en que se basa y como crear uno de forma fácil y sencilla.

1. ¿Qué es un «Split Depth GIF»?

Como ya hemos comentado, se trata de un GIF animado modificado especialmente para exagerar el efecto tridimensional de una secuencia de imágenes y conseguir una profundidad y efecto 3D muy realista.

Rocket Raccoon (Guardianes de la Galaxia) en un Split Depth GIF

2. ¿Es un GIF animado en 3D?

Realmente, no. Se podría catalogar como pseudo-3D, ya que la imagen está realmente en dos dimensiones, pero nos aprovechamos de una serie de características que facilitan el que se perciba como algo que podría parecer 3D: poca profundidad de campo (objeto en primer plano sobre fondo borroso), tamaño de objetos respecto al espectador, y sobre todo, unas líneas divisorias generalmente blancas.

[...]

Queda el 86% del artículo
Leer artículo completo

Alternativas a WordPress: Generadores estáticos

¿Alternativas a WordPress? Más de 12 generadores de contenido estático para crear tu propio sitio, sólo con lenguajes del lado del cliente.

En artículos anteriores, ya hemos hablado de numerosas y excelentes alternativas a WordPress, donde encontramos desde populares CMS como Joomla y Drupal hasta otros más desconocidos como Koken (orientado a fotógrafos) o ForkCMS (multidioma).

De la misma forma, también repasamos un listado de CMS más específicos, como los gestores de contenidos sin bases de datos, una categoría especial de CMS más simples que reemplazan el uso de un servidor de base de datos por archivos de texto, ahorrando así recursos y simplificando su utilización.

Parte I: Alternativas a Wordpress: CMS sin bases de datos
Parte II: Alternativas a Wordpress: CMS con soporte SQLite
Parte III: Alternativas a Wordpress: Los mejores CMS dinámicos
Parte IV: Alternativas a Wordpress: Generadores estáticos
Parte V: Alternativas a Wordpress: CMS con soporte NoSQL

También repasamos una categoría intermedia de CMS con SQLite, o lo que es lo mismo, gestores de contenido que permiten utilizar un servidor de base de datos más compacto, sencillo y rápido que puede ser muy útil en diversos casos. El emergente gestor de contenidos Ghost, que tanta popularidad está alcanzando ultimamente, entra dentro de esta categoría.

En esta ocasión, vamos a hablar de los generadores de contenido estático, un sistema muy específico, orientado a un público mayormente avanzado. Este sistema elimina la necesidad de un CMS (o panel de gestión) en el servidor y lo traslada al equipo desde el que publica el usuario. Pero antes de explicarlo en profundidad, necesitaremos tener claros algunos conceptos:

  • Server-side: Se le denomina lado del servidor a la parte donde se efectúan tareas relacionadas con la programación. Así pues, los lenguajes de programación PHP, Ruby o Python, por ejemplo, son los que se encargan de construir los sitios webs, solicitando antes información a la base de datos, y generando un archivo HTML que es el que se enviará a través de Internet a los visitantes.
  • Client-side: Ciertas tecnologías, como HTML, CSS o JavaScript, por ejemplo, se llevan a cabo en el navegador del usuario, en lo que llamamos el lado del cliente.

En este artículo hablaremos de varios generadores estáticos de contenido, o lo que es lo mismo: unos CMS especiales que, en lugar de actuar en el lado del servidor, lo hacen en el propio equipo del usuario.

De esta forma, se genera automáticamente el contenido final con tecnología exclusiva del lado del cliente, pudiendo prescindir de la tecnología del servidor. Esto ofrece varias ventajas y desventajas:

  • El alojamiento no requiere tecnologías del lado del servidor (PHP, Python, Ruby...).
  • Requiere tener instalado el CMS en tu propio equipo personal.
  • La carga nula del servidor permite reducir costes, incluso con alto tráfico.
  • Por lo general, está orientado a usuarios informáticos avanzados o programadores.
  • No requiere servidores de bases de datos.
  • Reduce ciertos vectores de ataque, ya que no usa tecnología del lado del servidor.

Si todo esto ha despertado tu curiosidad, vamos a empezar hablando de este tipo de gestores de contenido, dependiendo del lenguaje o entorno que necesites:

1. Jekyll (Ruby)

Probablemente, el generador de contenido estático más conocido es Jekyll, que utiliza el nombre de la famosa obra de Robert L. S., El extraño caso del Dr. Jekyll y el Sr. Hyde. Es de los sistemas más completos e interesantes de este género, puesto que tiene multitud de herramientas y funcionalidades para los que queramos empezar en estos entornos.

Jekyll posee una excelente documentación donde nos explican como instalar, utilizar y configurar Jekyll, así como conocer su estructura de archivos. Además, tienen una interesantísima sección de importers, donde podrás migrar el contenido desde plataformas como WordPress, Joomla, Drupal, Tumblr u otros a este sistema de una forma fácil y rápida.

Otro detalle interesante es que, al no necesitar tecnología del lado del servidor, se pueden utilizar las GitHub pages para tener tu propio blog totalmente personalizado de forma gratuita, sin coste. Además, ¡hasta puedes usar Git para actualizar tus publicaciones!

URL | Jekyllrb

2. OctoPress (Ruby)

Bueno, aunque OctoPress no es estrictamente un generador de contenido estático, sino un framework para añadir a Jekyll, merece la pena mencionarlo por la amplia relevancia que está consiguiendo. Si Jekyll te ha gustado, pero te asusta un poco porque crees que no tienes los conocimientos necesarios para hacerlo funcionar, quizás puedas utilizar OctoPress, quien te ofrece una serie de recursos para hacer más cómoda tu vivencia con ambos.

La documentación de OctoPress también es bastante extensa, y podrás encontrar desde configuración básica y creación de botones o herramientas sociales hasta la creación de temas y plugins, junto a despliegue de contenidos.

URL | OctoPress

3. nanoc (Ruby)

Nanoc es otra de las alternativas disponibles que existen para crear tu propio sitio mediante un generador de sitios estáticos. Al igual que los anteriores, necesitarás Ruby para hacerlo funcionar. Dispone de un extenso tutorial de documentación para aprender a crear las páginas y secciones del sitio a generar.

Es ideal para programadores que buscan un sistema para crear su propio sitio estático que se encuentre a medio camino entre un lenguaje de programación y un framework práctico para el objetivo de generación rápida de sitios.

URL | nanoc

[...]

Queda el 60% del artículo
Leer artículo completo

Publicidad engañosa: Así se suele timar a la gente

Existe una delgada línea que separa a la publicidad de la publicidad engañosa. Aquí tienes varios ejemplos para que tus familiares y amigos no vuelvan a caer.

Si ha existido un tema que levante polémica y sea agridulce para los usuarios de Internet, ese ha sido el de la publicidad. Por un lado, para algunos usuarios, la publicidad suele ser una molestia, un método invasivo mediante el cuál se nos incomoda, dificulta la navegación y, por si fuera poco, nos hace perder tiempo.

Por otro lado, algunos usuarios piensan que la publicidad es una forma de obtener ingresos y poder rentabilizar proyectos web, monetizar aplicaciones móviles y/o conseguir que ciertos negocios se hagan viables sin la necesidad de exigir un pago a los usuarios por su utilización, lo que da la oportunidad de ofrecer servicios de forma gratuita.

Sin embargo, otros usuarios piensan que es una manera excelente de lucrarse, y para ello recurren a la publicidad engañosa, un tipo de publicidad poco ética que puede ir desde engañar al usuario con ligeras argucias hasta estafas minuciosamente planeadas.

Por lo general, cuanto más agresiva es la publicidad, más efectiva es. Es la razón por la que continúan existiendo estrategias como las que veremos en este artículo, las cuales deberían divulgarse y compartirse para conocerse mejor y que pierdan su efectividad.

Existe una delgada línea que separa a la publicidad de la publicidad engañosa (estafas, engaños, anuncios no éticos... incluso malware) culpables quizás, de que la publicidad sea percibida como algo tan detestable. Muchos de nosotros nos mantenemos informados y somos conscientes de este tipo de publicidad, la cual diferenciamos fácilmente y de forma intuitiva. Desgraciadamente, no es así para todos.

La realidad es que una gran parte de los usuarios no tienen conocimiento ni experiencia de las prácticas que se utilizan en Internet, por lo que son blanco fácil de estos timos o engaños.

La mayoría de estas publicidades engañosas se suelen centrar en necesidades populares, detalles concretos o aplicaciones muy de moda. Veamos algunos ejemplos:

1. ¡Estás infectado! (Falsos Antivirus)

Una categoría muy popular que gira alrededor del mundo del malware y la seguridad son los llamados Rogueware (falsos antivirus), muy ligados también al ransomware (secuestro del sistema a cambio de un «rescate»). Uno de los casos más famosos sobre estos temas fue el popular virus de la policía.

En el mundo de la publicidad se ha extendido mucho la misma práctica. Mostrar, a través de capturas, banners o páginas especialmente diseñadas, lo que parece ser un falso antivirus que dice haber detectado peligrosos virus y amenazas que se podrán eliminar con un pequeño e inocuo desembolso:

En este tipo de anuncios es muy común la utilización de carteles rojos, palabras alarmantes o mencionar posibles desastres como pérdida de datos, robo de contraseñas u otros. Otra acción que suele estar presente y es bastante característica, es el parpadeo intermitente de mensajes o iconos, intentando llamar la atención del usuario:

Otras variantes te alertan de la posible existencia de troyanos o espías que, al margen de estar acechando lo que haces, pueden estar haciendo que tu sistema funcione más despacio de lo normal. Esto es una sutileza que aprovecha el muy probable caso en el que el usuario podría pensar que por esa razón su equipo va tan lento desde hace unos días (¿A quién no le ha ido lento su sistema en algún momento?).

Consejo: No confíes en mensajes o ventanas emergentes que aparezcan en tu equipo. El análisis de tu equipo no suele ser un proceso instantáneo, lleva tiempo. Desconfía siempre de este tipo de mensajes de alerta, incluso en dispositivos móviles. Aquí tienes 15 antivirus gratuitos para descargar en tu PC y no preocuparte sobre este tema.

2. La batería está dañada... ¡Miii tesoooro!

La expansión de los smartphones y tablets ha hecho que la publicidad engañosa o malware también evolucione. Un ejemplo es la batería, ese componente que siempre se acaba agotando cuando más lo necesitas.

Algunos de estos sitios, muestran un mensaje para engañar al usuario. En este caso: «CRÍTICA: Batería dañada. Actualizar el software para GT-I9100 ahora». Si nos fijamos en la parte superior del mensaje, se trata de un aviso desde la página web, no del dispositivo como se quiere hacer creer. Además, el mensaje muestra el modelo del teléfono móvil (en este caso, GT-I9100, un Samsung Galaxy S2) para darle más credibilidad al mensaje, puesto que es el dispositivo que estamos utilizando.

Tras esto, al pulsar el botón Aceptar, nos llevará a la tienda de aplicaciones, más concretamente a una aplicación de ahorro de batería, que el usuario puede verse incentivado a descargar porque ha sido engañado previamente y piensa que su batería puede estar dañada.

Por cierto, atentos al comentario resaltado. Uno nunca sabe lo que se puede encontrar.

Consejo: Cuidado con los mensajes al navegar por ciertos sitios web. Estos sitios no pueden acceder al estado de tu batería. Si estás interesado en reducir el consumo de batería de tu dispositivo, lee esto: ¿Por qué se me gasta la batería tan rápido?.

3. Espiar móviles o conversaciones

Si me preguntaran cuál es el tema por el cuál recibo más mensajes o emails, sin duda alguna sería este. Por norma general, no se es consciente de la cantidad de personas irracionalmente celosas que buscan programas, aplicaciones o webs para espiar los mensajes o movimientos de su pareja en Internet.

Movidos por estos sentimientos, dichas personas son capaces de dar cualquier tipo de dato personal (móvil, email, contraseñas...) con tal de descargar ese sistema que les podría permitir saber si sus sospechas son ciertas y realmente les está siendo infiel. Y mientras haya personas que demandan este tipo de aplicaciones (aunque no funcionen), habrá negocio para sus creadores.

Este tipo de páginas (al igual que muchas otras que cito en este mismo artículo) son muy fáciles de detectar si estamos alerta, puesto que caen siempre en los mismos patrones:

  • Piden tu número de móvil para enviarte en un SMS acceso a lo que buscas. En realidad lo que hacen es suscribirte a un servicio de SMS premium, en los que te cobran los SMS a cobro revertido.
  • En alguna zona de la página suelen especificar que, realmente, se trata de una aplicación de broma, una simulación o no es real y sólo está diseñada con fines de ocio o entretenimiento.
  • En letra pequeña, generalmente abajo, mencionan el precio que te cobran por SMS, requisito necesario para que sea una actividad legal.

Otras variantes comunes suelen simular ser espías para conversaciones de chat de Facebook, conversaciones de WhatsApp, escuchas de llamadas de teléfono o localización vía GPS de los lugares por los que ha estado esa persona, todas siempre movidas por los mismos fines y sin .

Consejo: No existen métodos mágicos para que puedas espiar a otras personas, por no decir que está bastante mal lo que intentas hacer. Si continúas buscando aplicaciones de este tipo, lo más probable es que acabes siendo infectado/estafado tu mismo.

[...]

Queda el 53% del artículo
Leer artículo completo

1 2 3 4 ... 18 #