Credit image

Guía: Personalizar escritorio GNU/Linux con Openbox

Guía paso a paso para personalizar un escritorio de GNU/Linux ligero, atractivo y a tu medida, utilizando el gestor de ventanas Openbox.

Una de las principales ventajas que ha tenido siempre GNU/Linux es su modularidad. Es totalmente posible sustituir «fragmentos» del sistema de modo que, si alguno no nos gusta o no cumple nuestras expectativas (que pueden ser muchas y muy diversas), lo cambiamos por una alternativa que se adapte mejor a nuestras necesidades. Esta pequeña base se puede aplicar tanto a un simple programa como al propio interfaz gráfico del sistema (gestor de ventanas). Y eso es justo lo que vamos a hacer en este artículo.

Personaliza tu escritorio Linux con Openbox

A raíz de lo ocurrido con el cierre de CrunchBang me puse a trastear un poco con algunos gestores de ventanas ligeros que, alejándonos de escritorios tradicionales y más comunes como Gnome, Unity o KDE, son más ágiles y consumen menos recursos (memoria, carga de CPU o batería en portátiles). En este artículo utilizaremos Openbox, un fantástico gestor de ventanas con tres características más que deseables: extremadamente sencillo, muy potente y ampliamente personalizable.

Disclaimer: Si perteneces al tipo de persona que quiere todo hecho y listo para funcionar, este artículo NO es para ti. Prueba con alguna distro de Linux u otro sistema. Este artículo está orientado a usuarios (con o sin conocimientos) que prefieren personalizar su sistema al detalle, en favor de consumir menos recursos del sistema y tener un escritorio configurado a medida.

¿Por qué Openbox?

En Layer 3 Networking blog tienen una excelente comparativa de escritorios de Linux, donde miden el consumo de RAM de diferentes escritorios y gestores de ventanas de GNU/Linux bajo las mismas condiciones. A continuación podemos ver dicha comparativa, donde se incluyen gestores de ventanas ultra-minimalistas como TinyWM o miWM y hasta entornos completos de escritorio como Gnome3, Unity o KDE:

Consumo de memoria RAM de escritorios de GNU/Linux bajo mismas condiciones

He elegido Openbox porque es un gestor de ventanas estable, bien documentado, ágil y muy personalizable, capaz de conseguir resultados atractivos y vistosos, con un coste de recursos ridículo. Además, su configuración es muy sencilla y se guarda en dos ficheros diferentes en la cuenta del usuario (rc.xml y menu.xml). Esto da varias ventajas:

  • Configurar nuestro Openbox se reduce a modificar dichos archivos XML.
  • Es extremadamente sencillo hacer una copia de seguridad.
  • Basta con copiar esos archivos en un nuevo Openbox para tenerlo listo.
  • Permite tener diferentes configuraciones de escritorio por usuario.
  • Existen herramientas gráficas que hacen la configuración menos tediosa.

Lo que vemos a continuación es sólo un humilde ejemplo de como podemos dejar nuestro escritorio Openbox con esta guía. Sin embargo, existen mejores ejemplos que muestran las posibilidades y potencia de Openbox en DeviantArt. Echad un vistazo, porque hay diseños impresionantes y muy trabajados.

Ejemplo de escritorio GNU/Linux personalizado con Openbox

Dicho esto, comencemos. Intentaré explicar todo al máximo detalle para que incluso los usuarios sin demasiados conocimientos en GNU/Linux puedan seguir la guía sin problemas. No obstante, si hay algún detalle que no explico en profundidad, pueden preguntarlo en los comentarios.

[...]

Queda el 90% del artículo
Leer artículo completo

PuTTY: 10 consejos útiles para conexiones SSH

Manual de PuTTY en español. 10 consejos útiles para conectar a sistemas remotos mediante SSH: Compresión, codificación, túneles SSH, redirección X11, etc...

Los informáticos, a parte de ofrecer el inestimable consejo «¿Ha probado a apagarlo y volverlo a encender?» utilizamos muy frecuentemente la terminal o consola de comandos porque nos ahorra muchísimo tiempo (y no para dar miedo a profanos, como muchos creen).

Es una excelente forma de administrar un servidor remotamente, pudiendo configurarlo, resolver problemas o monitorizar su estado en cuestión de segundos (entre otras cosas) sin la necesidad de estar presente donde se encuentra físicamente el sistema.

Puedes cambiar las opciones en la pantalla principal, o en el icono y luego en Change Settings.

Uno de los programas más conocidos para estos menesteres es PuTTY, un cliente con el que accederemos a un sistema remoto de una forma cómoda y sencilla. Basta con especificar en Host name el dominio (o la IP) del servidor y seleccionar el tipo de conexión.

En esta guía me centraré en conexiones SSH, generalmente utilizadas en sistemas Linux (aunque menos común, también es posible utilizarlo en servidores Windows). PuTTY también permite guardar y cargar ciertos perfiles para un acceso posterior sin necesidad de volver a introducir los datos u opciones.

Descargar PuTTY

Vamos a descargar este cliente para Windows, y echar un vistazo a esta guía de consejos para facilitar y comprender mejor las opciones que nos brinda este sencillo software:

URL | Descargar PuTTY ~ putty.exe

1. Activar compresión SSH en PuTTY

Al conectar a un sistema remoto (mediante Internet) la velocidad de nuestra conexión forma parte de uno de los puntos principales para que la comunicación sea estable y sin retrasos. Si nuestra red (o la del servidor) está muy saturada, la comunicación será lenta y frustrante.

Para evitarlo doy dos consejos:

  • El primero de ellos, revisar la guía Conseguir que Internet vaya más rápido, donde muestro algunos consejos para optimizar la velocidad de nuestra conexión a Internet.
  • El segundo, marcar la opción Connection / SSH / Enable compression de PuTTY, lo que realizará una compresión de los datos antes de transmitir, ahorrando mucho ancho de banda. Esta opción es equivalente a utilizar el parámetro -C con el comando ssh.

En rojo, la información se envía sin comprimir, por lo que tarda más en enviarse.

Además, también podemos seleccionar un método de cifrado (AES, Blowfish, 3DES...) para añadir una capa de seguridad y que nuestra información se envíe cifrada por la red.

2. La codificación, ese gran desconocido

La codificación de carácteres suele ser un quebradero de cabeza para los usuarios menos experimentados. El formato UTF-8 suele ser el recomendado para evitar los problemas de codificación con letras acentuadas o carácteres especiales que no tienen otros idiomas:

No lo niegues, tu también te pones nervioso al ver esto...

Realmente, esto sólo repercute a la hora de visualizar información, que generalmente se soluciona cambiando la codificación en PuTTY, accediendo al menú Window / Translation y seleccionando UTF-8.

[...]

Queda el 67% del artículo
Leer artículo completo

10 comandos interesantes para Linux

Recopilación de 10 comandos útiles e interesantes para nuestra distribución favorita de GNU/Linux y que quizás no conocías.

Los administradores de sistemas y usuarios avanzados siempre echan mano de su querida línea de comandos o terminal para realizar tareas de una forma más rápida y eficiente. Sin embargo, aún muchos son reacios a utilizarla porque creen que es algo demasiado complejo.

A continuación, vamos a dar un repaso a una serie de comandos destinados a ejecutarse desde una terminal (incluso remotamente, sin necesidad de disponer de una interfaz gráfica), realizando ciertas tareas en muy poco tiempo y apenas algo de esfuerzo. La mayoría de estos comandos son programas que se pueden instalar facilmente mediante apt-get install (o el gestor de paquetes de tu distribución).

1. Controlar el ancho de banda del sistema

Es posible que queramos monitorizar el consumo de la conexión a Internet por parte del equipo en el que estamos, conociendo así el ancho de banda consumido. Esto se puede realizar de forma muy sencilla mediante el comando bmon (Bandwidth Monitor).

Este comando nos mostrará un sencillo panel con las diferentes tarjetas de red del sistema y el consumo de Internet que están realizando (RX = recibido = descarga, TX = transmitido = subida):

Pulsando g también podemos ver una pequeña «pseudo-gráfica» que representa la evolución del ancho de banda utilizado conforme pasa el tiempo, o pulsando d una tabla de estadísticas más detalladas.

Si esto nos parece poco aproximado, podemos utilizar nethogs, un comando que nos informará del consumo de ancho de banda por proceso o aplicación, muy útil para saber que programa está enviando o recibiendo información:

Por último, si en lugar de monitorizar, lo que queremos es restringir el ancho de banda para limitar el uso de Internet por parte de un equipo en la red, podemos hacer uso de wondershaper, que nos permitirá limitar el ancho de banda:

sudo wondershaper eth0 1024 512

El ejemplo anterior limita la conexión a 1024kbps de bajada y 512kbps de subida.

Bonus: Si te interesa conocer algunos trucos para conseguir exprimir tu conexión a Internet al máximo, echa un vistazo al artículo Internet más rápido.

3. «Refuerzo negativo» para disléxicos

Con un simple apt-get install sl (o nuestro gestor de paquetes correspondiente) tendremos instalado este «refuerzo para disléxicos».

Steam Locomotive (sl) es un comando ideado para ser ejecutado cuando el usuario escribe mal el comando ls (listar ficheros), y mostrarnos un lento tren a modo de castigo para que no se vuelva a repetir otra vez.

Bonus: Si te interesan más curiosidades como esta (algunas completamente inútiles), puedes echar un ojo al artículo 20 curiosidades geeks para terminales Linux. ¡También cuento como ponerle sonido al tren para hacerlo más irritante!

[...]

Queda el 68% del artículo
Leer artículo completo

15 editores de texto basados en terminal

¿Buscas un editor de texto basado en consola o terminal para crear o editar archivos de forma remota? Aquí tienes 15 editores para elegir.

Aunque a muchos usuarios les pueda parecer algo incómodo (o muy friki), los editores de texto basados en terminal son una verdadera maravilla para aquellos que acostumbramos a administrar sistemas remotos, crear o mantener archivos de texto vía SSH o, simplemente, programar desde una consola o terminal de texto.

En la mayoría de los casos, necesitamos un editor de texto que cumpla al menos, varios de los siguientes requisitos:

  • Instalado por defecto (o muy sencillo de instalar) en una distribución GNU/Linux.
  • Flexible a las características de los archivos editados (resaltado de sintaxis, por ejemplo).
  • Rápido y potente: Cargar grandes archivos velozmente, consumiendo poca memoria.
  • Usable: Que nos resulte cómodo y sencillo utilizarlo (muy subjetivo)
  • A ser posible, con un aspecto visual agradable en el que nos sintamos cómodos.

Demos un repaso por la siguiente serie de 15 editores de texto basados en terminal, de los que podremos elegir cualquiera de ellos para utilizar en un sistema, sin necesidad de disponer de un entorno gráfico.

1. Vim (Vi IMproved)

VIM es un magnífico editor de textos basado en terminal, probablemente, de los más utilizados en todo el mundo. Posee una gran cantidad de características y funciones (numerado de líneas, autocompletado, resaltado de sintaxis, reemplazo de texto mediante expresiones regulares, etc.) que lo hacen uno de los editores preferidos por programadores y administradores de sistemas.

Pero seamos justos, aunque se trate de mi editor favorito, hay que reconocer que VIM en lugar de una curva de aprendizaje, tiene una pared de aprendizaje.

Comenzar a utilizar VIM puede ser algo muy duro para usuarios novatos (e incluso no tan novatos), ya que es muy fácil pulsar por error alguna combinación de teclas y realizar varios cambios en nuestro documento, disparar alguna función predefinida, pisarle la cola a un gato y activar una bomba, todo simultáneamente y sin querer.

En el siguiente enlace, tienen un manual básico para aprender a utilizar VIM con las funciones más comunes para usuarios con poco tiempo y mucha prisa. Si lo que interesa es aprender más en profundidad, recomiendo echar un vistazo a VIM Adventures, la mejor forma de aprender VIM: Jugando a un RPG.

Mencionar también que VIM tiene una versión para entorno gráfico llamada gVim (graphic Vim), donde podrás utilizar el famoso editor desde una ventana gráfica. VIM está disponible para Windows, Mac y Linux, entre otros.

URL | Vim

2. GNU Emacs

Otro de los grandes y conocidos editores es Emacs. De hecho, si se habla bien de Vim, no tardará en salir algún defensor de Emacs ofendido (y viceversa). Richard Stallman fue el autor y promotor de Emacs desde sus inicios y se ha convertido en un gigante (emacs, no Stallman) proporcionando todo tipo de funciones y posibilidades.

Entre sus posibilidades se encuentran una calculadora, un administrador de archivos o un cliente de IRC, también podemos encontrar aplicaciones de lo más variadas, como una versión de Eliza llamada Doctor, una aventura conversacional, un tetris y un pong, entre otros.

Existen multitud de versiones de Emacs (entre las que se encuentran versiones gráficas), pero es posible utilizarlo desde una terminal de texto con los parámetros emacs -nw. Está disponible para Windows, Mac y Linux, entre otros.

URL | Emacs

3. mcedit (GNU Midnight Commander)

Midnight Commander nació como alternativa al clásico Norton Commander que tan famoso se hizo durante la época del DOS. Se trata de un entorno de administración de archivos, en el que puedes navegar a través de las carpetas y ficheros del sistema desde un interfaz más sencillo y sin necesidad de escribir comandos para moverte por las diferentes carpetas.

Este entorno, incorpora mcedit, un editor de textos a la vieja usanza, que permite todo tipo de acciones básicas, resaltado de sintaxis e incluso creación y grabación de macros. Midnight Commander fue desarrollado por Miguel de Icaza y está disponible para entornos Linux/Unix.

URL | Midnight Commander

[...]

Queda el 64% del artículo
Leer artículo completo

↓ ¡Atención! Hay más páginas de comentarios... 1 2 3 4 5