Credit image

Cómo usar ffmpeg para editar video

FFmpeg es una potente herramienta con la que podemos convertir entre formatos de video, rotar, reducir tamaño, calidad o resolución, y muchas otras operaciones, todo ello automatizado desde una terminal.

Una de mis herramientas preferidas para conversión multimedia es ffmpeg. Se trata de una herramienta de línea de comandos que permite realizar multitud de tareas relacionadas con video, audio o incluso imágenes.

Aunque su uso no es excesivamente complejo, la gran cantidad de parámetros, combinaciones y el inmenso abanico de formatos y sus características, hacen que el uso de ffmpeg sea poco intuitivo cuando empezamos a utilizarlo (o incluso más tarde, si no lo tenemos bien claro).

En este artículo vamos a explicar como utilizar esta herramienta de forma sencilla, dando un repaso a las tareas de edición de video más comunes y prácticas, viendo ejemplos prácticos para aplicar.

Instalación de ffmpeg

La herramienta ffmpeg es multiplataforma, por lo que puede instalarse en cualquier sistema, ya sea GNU/Linux, Windows o Mac. En el caso de Windows, la página tiene varias versiones (static, shared y dev). Aconsejo instalar la versión static de 64 bits (si nuestro sistema es de 64 bits), que contiene una carpeta bin con el archivo ffmpeg.exe que nos interesa. Dicho archivo puede colocarse en una carpeta que esté en el PATH del sistema, o simplemente colocarlo en una carpeta del sistema como C:\windows, por ejemplo.

Si acostumbras a trabajar en una terminal de texto bajo windows, mira primero el artículo Cómo mejorar la terminal de Windows donde encontrarás algunos consejos para instalar ConEmu y Chocolatey y tener una potente terminal de texto.

En el caso de GNU/Linux puedes utilizar el comando apt-get install ffmpeg. En Windows, si tienes ya instalado Chocolatey, puedes usar choco install ffmpeg.

Obtener información de un video

Una vez instalado, podemos ver información sobre nuestros videos de la siguiente forma:

ffmpeg -i video.mp4

El parámetro -i indica que se va a indicar un archivo de entrada (en nuestro caso, el video) y a continuación, dicho archivo. Obtendremos que ffmpeg nos devuelve gran cantidad de información. La parte clave es la que resalto a continuación:

  • Naranja: Se trata del comando que escribimos en la terminal de texto para lanzar ffmpeg y realizar alguna acción. En este caso, obtener información del video.
  • Verde/Amarillo: Características del archivo en general (duración y bitrate del video+audio, por ejemplo).
  • Azul: Información sobre el canal de video: codec, resolución, proporción de aspecto, calidad de video, fps, etc...
  • Rojo: Información sobre el canal de audio: codec, frecuencia de muestreo, calidad de audio, etc...

Con esto puedes obtener información sobre un archivo de video y sus características.

Conversión entre formatos de video

Uno de los puntos fuertes de ffmpeg es que permite realizar practicamente cualquier tipo de conversión entre los diferentes formatos de video y audio (que no son pocos). El único requisito es tener una idea general de los diferentes codecs que existen, por lo que recomiendo altamente leer Formatos de video: todo lo que deberías saber y Formatos de audio: todo lo que deberías saber antes de comenzar a utilizar ffmpeg. De esa forma, teniendo clara la diferencia de un contenedor y un codec, de los diferentes formatos que existen y otras cuestiones, es muy sencillo utilizar ffmpeg.

Podemos realizar conversiones aprovechándonos de las extensiones comunes de ciertos formatos de video, ya que ffmpeg los detecta automaticamente. Por ejemplo:

ffmpeg -i video_original.avi video_destino.mp4

En este ejemplo, le indicamos a ffmpeg que el formato de entrada es video_original.avi (mediante el parámetro -i) y que lo convierta a un archivo de destino al cuál le hemos indicado la extensión .mp4. De esta forma, ffmpeg busca los codecs de video y de audio apropiados para este formato (automáticamente selecciona h264 para video y aac para audio).

Veamos otro ejemplo haciendo una conversión de MP4 a MKV (matroska):

No obstante, podemos ser más específicos y personalizar los formatos que queremos utilizar. Por ejemplo, especificando el codec de video y el codec de audio que queremos en el archivo de destino:

ffmpeg -i video_original.mp4 -vcodec libx264 video_264.mkv
ffmpeg -i video_original.mp4 -vcodec libx265 video_265.mkv

En ambos ejemplos anteriores estamos creando un archivo de video Matroska (MKV), con canal de audio vorbis en ambos casos. Sin embargo, en el primer ejemplo, estamos utilizando el codec de video h264 (mediante la librería libx264), mientras que en el segundo ejemplo utilizamos el codec de video h265 (mediante la librería libx265), aún en desarrollo y futuro sucesor de H264.

Los resultados son bastante interesantes, puesto que el primer archivo resultante ocupa 120MB, mientras que el segundo 69MB. Ambos a 1080p (HD) y con la misma aparente calidad (eso sí, el segundo tarda más en comprimir y crearse).

También podemos hacer lo mismo con los canales de audio:

ffmpeg -i video.mp4 -vcodec copy -acodec mp3 h264_mp3.mkv
ffmpeg -i video.mp4 -vcodec copy -acodec aac h264_aac.mkv
ffmpeg -i video.mp4 -vcodec copy -acodec libvorbis h264_vorbis.mkv

Observa que en estos casos, hemos especificado copy en el codec de video, lo que obliga a ffmpeg a no hacer conversión de formatos de video, sino utilizar el que ya tiene (ahorrando mucho tiempo porque no hay que recomprimir el video), mientras que le especificamos el codec de audio mediante acodec.

Tanto en vcodec como en acodec tenemos que especificar la librería de codec a utilizar. En el caso de especificar el formato (como por ejemplo, «mp3»), el ffmpeg se encarga de seleccionar la librería más apropiada (libmp3lame, en este caso).

[...]

Queda el 69% del artículo
Leer artículo completo

Guía: Programas imprescindibles para Windows 10

Listado de programas imprescindibles (la mayoría open source y/o multiplataforma) junto a varios consejos y trucos en el uso cotidiano de escritorio, ¿nos ayudas a completar la lista?

A lo largo de los años utilizando Windows, nos acostumbramos a utilizar ciertas aplicaciones que nos hacen la vida más fácil y cómoda. Aprovechando el reciente lanzamiento de Windows 10 quiero lanzar una sencilla pregunta a mis lectores: ¿Cuáles son tus aplicaciones imprescindibles al utilizar Windows?

¿Cuáles son tus programas imprescindibles para Windows?

En este artículo mostraré una gran lista de los programas que considero imprescindibles al trabajar en Windows. Algunos de ellos son multiplataforma u open source, pero todos son gratuitos (o tienen una versión gratuita). Insisto, es una lista subjetiva, bajo mi opinión, de los programas que elijo y porqué razón o que característica tienen para elegirlo, por lo que me gustaría que si encontráis algo útil en ella, también aportéis algo en los comentarios. ¡Vamos allá!

Nota: Si eres un usuario avanzado, salta directamente al último punto antes de leer los demás; doy un consejo bastante útil para la instalación de programas por parte de usuarios avanzados.

1. Personalización del sistema

Quizás, una de las razones más populares para no pasarse a nuevos Windows (como Windows 8 o Windows 10) es el repentino cambio a un nuevo y diferente menú de inicio, ya sea por costumbre, por pérdida de productividad o por gustos estéticos. ClassicShell es un fantástico programa que sustituye el nuevo menú de inicio por el clásico de Windows XP (en formato mini o ancho) o por el menú de inicio de Windows 7. Además, también permite reemplazar el icono del menú de inicio u otras opciones interesantes.

ClassicShell, utiliza los menús de inicio clásicos de Windows

URL | ClassicShell

Por otro lado, otra consulta popular es cómo modificar las horribles barras de título blancas de Windows 10. Existen vías complejas de cambiar temas o volver a los temas de Windows 8 en Windows 10, sin embargo, la opción más cómoda es descargar WinAero Tweaker, un programa mediante el cuál podremos ir a Appearance / Colored title bars y pulsar sobre Enabled colored title bars para activar esta funcionalidad cómodamente. Para modificar el color de las mismas, basta con pulsar la combinación de teclas Win+R y escribir lo siguiente:

C:\Windows\System32\rundll32.exe shell32.dll,Control_RunDLL desk.cpl,Advanced,@Advanced

Con esto accedemos a un menú oculto heredado, donde podemos cambiar dichos colores, intensidad o tonalidad. WinAero Tweaker tiene muchas opciones más, no sólo de apariencia sino también de comportamiento.

2. Compresores

Aunque Windows es capaz de abrir archivos comprimidos .ZIP, muchos formatos de compresión como .RAR o .7Z se quedan fuera del soporte integrado del sistema operativo. Uno de mis compresores favoritos es 7-Zip, que soporta la mayoría de formatos y comprime con el estupendo 7Z, con un ratio de compresión que mejora a muchos otros formatos.

No obstante, recomiendo instalar Easy 7-Zip (E7Z), que no es más que 7-Zip con una serie de mejoras que lo harán más cómodo: acciones en el menú contextual, opciones rápidas para borrar o abrir carpeta destino o descomprimir en background, entre otras.

Easy 7-Zip, un 7-Zip más cómodo

URL | Easy 7-Zip

En «La guía definitiva de formatos de compresión» hablo de todos los formatos de compresión existentes (si conoces alguno que no está en la lista, me sorprendería :P), así como tablas comparativas de formatos y algunos compresores no muy conocidos como BandiZip, PeaZip o FreeArc, este último ofreciendo muy buenos ratios de compresión.

3. Explorador de archivos alternativo

Aunque el Explorador de archivos de Windows 10 ha cambiado ligeramente a mejor, tiene varios problemas que lo convierten en una perdida de tiempo (al menos, personalmente). Nunca me acostumbré a Ribbon y hay características que echo mucho de menos como pestañas (al estilo de un navegador web) o calcular el tamaño de las carpetas (y no sólo de los ficheros). XYplorer Free es una alternativa más que válida que incorpora todas estas ventajas, junto a muchas más. El interfaz es compacto y muy elegante.

XYplorer Free, un explorador de archivos alternativo al que no le falta de nada

URL | XYplorer Free

No obstante, si no te convence este explorador de archivos, en el artículo 20 alternativas al explorador de archivos de Windows tienes varias opciones como Explorer++, Far Manager si te gustan los exploradores al estilo MSDOS o Total Commander si eres de la vieja escuela. Q-Dir es una opción gratuita que también gusta a muchos.

[...]

Queda el 84% del artículo
Leer artículo completo

10 protectores de pantalla clásicos de Windows

Laberinto 3D, Tostadoras volantes, Tuberías... ¿Recuerdas los protectores de pantalla de las primeras versiones de Windows? En este artículo repasamos estos y muchos más.

Hubo un tiempo en el que se puso de moda un concepto bien simple: los protectores de pantalla: pequeños programas que, tras un tiempo de inactividad, desactivaban la pantalla mostrando algo diferente hasta que el usuario volvía a interactuar con el sistema (mover el ratón, pulsar una tecla del teclado, etc...). Esto permitía evitar el desgaste de las antiguas pantallas de ordenador de fósforo (de ahí el nombre de protector de pantalla).

El primer protector de pantalla (que simplemente mostraba una pantalla en negro) fue creado por John Socha, el autor del famoso Norton Commander, en 1983. Sin embargo, fue más adelante cuando empezó a popularizarse debido a que se iban creando protectores de pantalla más divertidos y entretenidos.

Protectores de pantalla clásicos para Windows

Actualmente, muchos usuarios se limitan a establecer un apagado automático del monitor, desterrando los protectores de pantalla al olvido. Sin embargo, otros continúan utilizándolos, aunque sea sólo por la funcionalidad de pedir contraseña para volver a utilizar el equipo o simplemente para mostrar la hora.

En cualquier caso, los protectores de pantalla marcaron un antes y después en las versiones de Windows 3.11, Windows 95 y Windows 98. Demos un repaso a los más populares de la época.

1. Laberinto 3D (3D Maze)

Probablemente uno de los protectores de pantalla más conocidos es Laberinto 3D (3D Maze), incluído en Windows 95 por primera vez para hacer una demostración del uso de la tecnología OpenGL. Al iniciar el conocido screensaver, se mostraba un laberinto 3D que era recorrido en primera persona, al estilo de los clásicos shooters de los 90:

Era bastante simple, pero muy llamativo para la época. De hecho, era una forma bastante simple de ver la calidad de tu tarjeta de video y procesador del PC, ya que si no tenían buenas características, el laberinto 3D era terriblemente lento. Y en esa época no había Internet, sino hubieramos visto cosas como Windows 3D Maze como la pista Rainbow de Mario Kart.

2. Flying toasters (After Dark)

Otro de los protectores de pantalla más conocidos era Flying toasters, una escena en negro que era sobrevolada por tostadoras con alas que planeaban, hacían piruetas o sacaban sus tostadas recién hechas. Dicho protector de pantalla era quizás el más conocido de After Dark, un software (tanto para Mac como para PC) que proporcionaba una lista inmensa de protectores de pantalla (entre los que se encontraba Flying toasters), altamente configurables y con muchas características interesantes.

Más adelante se popularizaría dentro de After Dark, Bad dog, un protector de pantalla que mostraba un perro que correteaba por la pantalla, destrozando todo el escritorio del usuario, metiéndose dentro de carpetas, mordiéndolas o enterrándolas.

3. Tuberías (3D Pipes)

Otro clásico entre los clásicos era el protector de pantalla que iba construyendo e interconectando tuberías a medida que el tiempo pasaba. Era una forma curiosa de saber cuanto tiempo habías estado lejos del PC, solamente mirando la cantidad de tuberías dibujadas en pantalla (que se borraban también, cada cierto tiempo).

[...]

Queda el 61% del artículo
Leer artículo completo

¿Mi PC se calienta demasiado?

Mi ordenador se apaga de repente, ¿cómo lo soluciono? Es posible que el problema sea la temperatura. Echa un vistazo a estos consejos.

De repente, mi ordenador se apaga sin previo aviso. ¿Qué ha ocurrido? Al llegar el verano es aún más frecuente encontrarse con estos casos. Suben las temperaturas y, por consiguiente, muchos equipos se sobrecalientan y experimentan problemas. Sin embargo, la mayoría de estos problemas son sencillos de solucionar, sólo hay que saber como y estar informados.

¿Mi PC se calienta demasiado? ¡Mantente al tanto de su temperatura!

En este artículo vamos a repasar por qué ocurren estos problemas, cómo conocer y monitorizar la temperatura a la que trabaja nuestro Windows o GNU/Linux y cómo solucionar los posibles problemas de sobrecalentamiento.

¿Por qué se calienta mi PC?

Un PC está formado por varios componentes que generan calor al funcionar (procesador, tarjeta gráfica, chipset de la placa base, etc...). Dichos componentes están diseñados para funcionar correctamente por debajo de unos valores aceptables de temperatura. Si estos valores se ven superados durante un periodo prolongado de tiempo, es posible que dicho componente se pueda dañar, por lo que muchos equipos se apagan para evitar problemas más graves.

Para evitar esto, una de las misiones de un buen equipo es disminuir ese calor generado lo mejor y más rápido posible, y para ello se suelen utilizar diferentes métodos (generalmente disipadores y ventiladores).

¿Qué componentes tienen riesgo de sobrecalentarse?

Hay varios componentes que generan calor en un equipo:

  • Procesador (CPU): El componente principal es la parte más importante de nuestro ordenador. El procesador es el componente que realiza todas las tareas, y el más propenso a calentarse. Los equipos más actuales disponen de procesadores con varios núcleos (dualcore, quadcore, octacore...) e incluso podemos ver la temperatura de cada uno de ellos por separado.

  • Placa base (Chipset): La placa principal, donde están conectados todos los componentes del equipo tiene un chip primario que también puede sobrecalentarse (aunque su temperatura suele ser mucho más baja que la del procesador).

  • Tarjeta gráfica (GPU): La tarjeta gráfica también incorpora un procesador que se encarga de las tareas multimedia (gráficos, video, juegos, 3D...), en especial si tenemos una tarjeta gráfica orientada a gamers. De hecho, estas tarjetas suelen incorporar su propio ventilador y/o disipador.

  • Fuente de alimentación: Aunque se suele olvidar, ya que no se suele monitorizar, la fuente de alimentación del equipo también dispone de uno o más ventiladores que deben estar funcionando siempre para disipar el calor generado.

  • Discos duros: Los discos duros son uno de los elementos más importantes y delicados de nuestro equipo. Si se daña algún componente, podemos sustituirlo, pero en los discos se guarda nuestra preciada información, que muchas veces es irremplazable. Echa un vistazo a la guía de recuperación y reparación de discos duros si quieres aprender consejos y programas prácticos para prevenir problemas y evitar perder información.

  • Memoria RAM: Los módulos de memoria RAM están formados por chips que pueden llegar a calentarse notablemente (aunque menos que los anteriores). Muchos módulos de RAM para gamers vienen con un disipador integrado.

¿A qué temperatura está mi PC? (Windows)

Probablemente, ahora tu pregunta es... ¿Y cómo puedo saber la temperatura a la que se encuentra mi PC? Hay varias aplicaciones interesantes para ello, que muestran las temperaturas de los diferentes componentes de nuestro equipo.

Mi opción preferida es Open Hardware Monitor (ojo, no confundir con Hardware Monitor), un programa open source para ver no sólo la temperatura de nuestro equipo, sino un excelente resumen de todo componente que incorpore un sensor de temperatura (u otro) en nuestro PC.

Open Hardware Monitor, para Windows

[...]

Queda el 72% del artículo
Leer artículo completo

1 2 3 4 ... 24 #