Credit image

¿Te gusta el diseño web? ¡Echa un vistazo a la documentación de LenguajeCSS.com!

La historia de la Abadía del crimen

La historia del juego de La abadía del crimen, realizado a finales de los 80 por Paco Menéndez (Opera Soft) y basado en la novela El nombre de la rosa, de Umberto Eco.

La Abadía del crimen fue un famoso juego realizado a finales de los 80 por un programador español llamado Paco Menéndez y distribuido por Opera Soft.

El juego estaba basado en la famosa novela de Umberto Eco, El nombre de la rosa, llevada también al cine por Jean Jacques Annaud y protagonizada por el «padre» de Indiana Jones, Sean Connery.

Guillermo de Occam, un fraile franciscano que, junto al joven Adso de Melk, son llamados a una misteriosa Abadía donde están ocurriendo una serie de sucesos extraños que hay que resolver.

Una vez dentro de la Abadía, nos ibamos encontrando con misteriosos personajes, como el tajante abad, responsable máximo de la abadía, Severino, encargado del herbolario, Malaquias el bibliotecario o Berengario, ayudante de Malaquías, entre otros.

Las «fases» del juego se separan en los distintos momentos del día (prima, tercia, sexta, nona, vísperas, completas y noche) durante los cuales hay que realizar las distintas tareas obligatorias de la abadía: asistir a la iglesia, a las comidas, obedecer las ordenes del abad (y no alejarte mucho de él cuando te habla), retirarte a tu celda por la noche, etc...

Día I


El abad nos dio la bienvenida y nos explicó a Adso y a mí que sospechaba de alguno de los monjes de la Abadía, con respecto al crimen por el cuál me había llamado, que investigara discretamente y siguiera las normas para no levantar sospechas.

Además, debía hacerlo pronto, ya que en pocos días llegaría Bernardo Gui, el representante del Papa, y si se enterase de lo que estaba ocurriendo, podría ser nefasto para el buen nombre de la abadía.

Los primeros días, Adso y yo fuimos conociendo los horarios de los oficios (me costó bastante saber que lugar debía ocupar en los oficios, aunque el abad me lo recordó) y los frailes del lugar.

Día II


Al despertar, comprobamos extrañados que mis gafas habían desaparecido mientras dormíamos. ¿Quién me las habría robado? ¡Ahora no podría leer! Adso me recuerda que debemos ir a la iglesia y una vez allí, el abad nos dice que el monje Venancio, al cuál aún no conocíamos, había sido asesinado esa misma noche.

El abad al terminar la misa nos contó que sólo Malaquías puede ir a la biblioteca, ya que es un lugar secreto. Me entró curiosidad y decidí ir a echar un vistazo, sin desobedecer las órdenes del abad, por supuesto.

Camino a la biblioteca, nos encontramos con el bueno de Severino, que nervioso nos dice que están ocurriendo cosas muy extrañas. Al llegar a la segunda planta del edificio, Malaquías nos cierra el paso enseguida, ocultando también una llave que tiene en la mesa.

Nos dice que no podemos subir, pero que si queremos, Berengario nos enseñará el scriptorium, donde trabajan los mejores copistas de Occidente, y donde trabajaba el fallecido Venancio. En su mesa pudimos ver un manuscrito y un misterioso libro.

En ese momento, Adso me interrumpió para avisarnos de que debíamos ir al refectorio a comer, así que me mostró el camino, ya que aunque inexperto, era aún joven para memorizar rutas.

Después de comer, volvimos a donde Malaquías y me puse de acuerdo con Adso para que mientras hablaba con el bibliotecario y lo despistaba, cogiera la llave. Entonces, bajamos hasta la cocina, y examinando la estancia encontramos un pasadizo escondido (bastante tétrico) en el que Adso descubrió una puerta que nos llevaba al pasillo de nuestras celdas.

Tras la misa volvimos a nuestra celda, para disimular, pero no tenía pensado irme a dormir esa noche.

Día III


Adso me vio las intenciones y me preguntó si dormíamos, pero le dije que no. Tenía pensado investigar un poco, a pesar de las instrucciones del abad, así que tendríamos que ser cautelosos.

Al salir de nuestra celda, escuchamos un ruido, por lo que decidimos echar un vistazo. Adso y yo descubrimos a un misterioso encapuchado, al cuál perseguimos sigilosamente.

Entró por el pasadizo (¡debía tener una copia de la llave!) y llegó al scriptorium, donde robó el libro. Decidí aprovechar que estaba allí para llevarme el manuscrito sin que lo viera el joven Adso (ya bastante había desobedecido las ordenes del abad), y aunque no tenía mis gafas y no podía traducirlo, quizás encontrara la forma más tarde.

Volvió sobre sus pasos hasta el pasadizo, donde decidimos dejar de perseguirlo y volver a nuestra celda antes de que amaneciera, ya que el abad no tardaría en hacer su ronda nocturna y podría descubrirnos.

Al amanecer, antes de ir a misa, decidí dejar el manuscrito en mi celda, no sea que descubran que se ha perdido. En la misa el Abad nos cuentó que Berengario había desaparecido y nos presentó a Jorge el monje más anciano de la abadía. Este nos dio la bienvenida y nos dijo que el anticristo estaba en la abadía, que tuviéramos cuidado y aprovecharamos el tiempo.

Más tarde, nos pasamos por la cocina a seguir investigando y Adso encontró una lámpara de aceite, que pensamos que quizás podría sernos útil. El resto del día se desarrolló sin demasiados sobresaltos, y por la noche, ya rendidos, descansamos en nuestra celda.

Día IV


Por la mañana, nos contó el abad que habían encontrado muerto a Berengario. Poco más tarde, Severino vino a nuestro encuentro y nos dice que habían encontrado unas extrañas manchas en los dedos y en la lengua, las mismas que tenía Venancio.

El abad nos anunció que debíamos abandonar la investigación, ya que Bernardo Gui estaba a punto de llegar. Pero no podía abandonar ahora que estaba tan cerca, así que decidí continuarla.

Mi primer encuentro con Bernardo no pudo ser peor. No sé cómo, se enteró de que el manuscrito había desaparecido y sospechó de mi desde el primer momento, por lo que se lo entregué, para que más tarde este se lo diera al Abad, intentando culparme.

Día V


A la noche, Adso y yo seguimos las investigaciones nocturnas y encontramos que el abad se ha olvidado la llave de su celda en el altar, pero con la mala suerte de despertarlo con el ruido, así que volvemos a la celda rápida y sigilosamente.

Al amanecer, en la misa, el bueno de Severino se acerca para decirme que ha encontrado un extraño libro en su celda, mientras observo que Malaquías se sobresalta ligeramente al escucharlo. Después de la misa nos disponíamos a acompañar a Severino, pero el abad requiere nuestra presencia para decirnos que Bernardo se marcha.

Silenciosamente, perseguimos a Malaquías y vimos como entraba en la celda de Severino y poco después se marchaba a su trabajo. A la hora de comer, el abad se extraña por la ausencia de Severino y fuimos a su celda a buscarlo.

Al llamar a la puerta no hay respuesta, por lo que el abad se fija por la ventana horrorizado que lo han asesinado y encerrado en su celda. Tras unos momentos de shock, Adso me recuerdó que debíamos ir a los oficios, dónde Malaquías tardó más de lo normal en llegar.

Cuando llegó, con pasos torpes y con muy mal aspecto, pronunció lo que serían sus últimas palabras: «Era verdad, tenía la fuerza de mil escorpiones» y finalmente, morir.

Día VI


Tras los terribles acontecimientos del día anterior, me negué rotundamente a dejar el caso del pobre abad sin resolver, por lo que fuimos a la biblioteca, donde encontramos la llave de la celda de Severino.

Al entrar en la biblioteca, nos encontramos con una habitación iluminada donde estaban mis gafas.

Al día siguiente, después de la misa, el abad inundado de tristeza nos dijo que al día siguiente deberíamos abandonar la abadía. Tras esto, fuimos rápidamente a la celda de Severino para coger los guantes que estaban allí.

Después de comer, entraría sigilosamente a la celda del abad para recuperar el pergamino, ahora que tenía las gafas:

SECRETUM FINIS AFRICAE, MANUS SUPRA IXX IDOLUM AGE PRIMUM ET SEPTIMUM DE QUATUOR

No sabía que significaba.

Día VII


Al día siguiente, me adentré en la biblioteca con mi fiel Adso, dando vueltas por los interminables y oscuros pasillos de la biblioteca... ¡Parecía un laberinto! Finalmente, encontramos una habitación con un gran espejo y tres escaleras.

¿Que debíamos hacer? Pensando y pensando, miré el pergamino y entendí su significado. Se trataba de una habitación secreta detrás del espejo... Entramos en la habitación oculta, no sin Adso y yo llevarnos una sorpresa. Una voz conocida nos invitó a pasar...

Allí estaba Jorge, el anciano monje de la abadía, que nos estaba esperando e invita a leer el libro, que tenía junto a él. Era el Coena Cipriani de Aristóteles.

Lo que no sabía el anciano monje ciego, y Adso empezó a contarle, es que yo tenía los guantes y por lo tanto, el veneno de sus hojas no impregnaría mis dedos y mi lengua, ni me mataría.

Repentinamente desesperado, Jorge me arrebató el libro para que no leyera el conocimiento escrito en el mismo y apagó la lámpara, dejándonos a oscuras y huyendo con él. Adso y yo lo perseguimos por los largos pasillos hasta acorralarlo en la habitación donde había encontrado mis gafas.

Entonces, fue donde decidió comerse el libro antes de ser atrapado y llevándose el secreto a la tumba, en aquella, la Abadía del crimen.

Escrito por Manz, el , en fanfics. Comentarios recibidos: 18.

18 comentarios de lectores
santoscojones
santoscojones
1

Estimado Manz.. chapó por el artículo que nos regalas..a mí como hombre santo que soy, me conmueve ver que aún os acordais de tan divinos juegos como "La abadía del crimen"..Gran estudio el tuyo acerca de este memorable oráculo de personajes que no cesan en la constante búsqueda del secreto más adverso...mi enhorabuena por el análisis. Yo seguiré en la búsqueda del secreto del Whiskey scocés..que me lleva de cabeza¡¡¡ Ay dios...

Arkangel
Arkangel
2

Hace poco jugué The Abbey, una aventura bastante decente (y reciente) inspirada en La Abadía del Crimen, por Alcachofa Soft (http://www.alcachofasoft.com/). Bastante recomendable...

La Blogueria
La Blogueria
3

Oh dios, oh gracias, gracias, gracias mil! Ahora por fin podré terminarlo! (¡espero!) ¡Gracias!

el orador
el orador
4

Fue el primer juego del que tengo conciencia. Jugábamos todos en casa de un amigo que se compró un Spectrum... Luego con el tiempo acabó con un Amiga y el Indiana Jones y La Última Cruzada. Joder qué bueno!

mantobani
mantobani
5

Mi madre, yo lo jugué en una VGA monocromo, o lo intenté.:)

BOIRA_A
BOIRA_A
6

Magnifico relato del crimen de la abadia Saludos

Carlos
Carlos
7

A mi se me han saltado las lágrimas de recordar mis largas tardes y noches con el Amstrad CPC en verde ... ¡Gracias!

  • 1
Mojito
Mojito
8

Lo que poca gente sabe que este fue de los primeros juegos, en su versión nomeacuerdocualeraperodelasprimeras, en incorporar voz sampleada. Era una única palabra, y era "pirata"... y solo sonaba [ahi, en plan época-apogeo-de-los-samplers-akai-en-los-90] (y luego la pantalla se quedaba en negro y el juego se colgaba) si lo tenías chorizo. Saludotes Manz! ^^

Manz
Manz
9

@Mojito: De hecho aquí está el vídeo que lo demuestra, con su diferencia en el original y en la versión copiada: Abadía del crimen ¡pirata!.

AjcSoft
AjcSoft
10

Ufff yo jugaba a este juego y al livingston supongo cuando era pequeño 10-12 años. Nunca logré pasarmelo, al final siempre pasaba de cumplir las órdenes de mi ayudante y me expulsaban del monasterio. Que tiempos de mi Amstran pc 512 kars.

carmelo
carmelo
11

Hola gente....¿hay alguna forma de jugar la Abadía en un smartphone (wvga) con scummvm?. Impresionantes reportajes y buenas descargas, si señor. Un saludo para todos.

mayra
mayra
12

que es lo que tiene que apretar para poder abrir la puerta????

IGDRAK
IGDRAK
13

Muy buen artículo, Manz! Pero me he percatado de una cosa. Creo que el fraile protagonista era Guillermo de Baskerville , y no Guillermo de Ockham. No obstante, en la obra se hablaba de las teorías filosóficas de este último. Tal vez, por eso te has confundido. Saludos!

Manz
Manz
14

@carmelo: Creo que ScummVM no soporta este juego. Quizás sería más apropiado un DOSBox adaptado a Smartphones, que si lo soporta: DOSBox: Revive juegos antiguos. @mayra: No sé a que puerta te refieres. Se abren si tienes el objeto adecuado. @IGDRAK: Quizás tengas razón. Yo tengo entendido que Guillermo de Baskerville es el personaje de la obra, mientras que Guillermo de Occam el fraile franciscano en el que se basaron. Como la Abadía del Crimen no contó con los derechos correspondientes para citar al primero, se utilizó el nombre del segundo.

juan
juan
15

Pues la verdad es que me alegro de que este juego haya sido elegido para inmortalizarlo en nuestros pcs. Fue uno de los mejores juegos a los que jugué en msx, knight lore, head over hells etc eran muy buenos, pero el guion y complejidad de este juego iba más allá. Siento decir que me jodió mucho saber, mietras buscaba información sobre el juego y los autores, que el gran Paco Menéndez tuvo tan trágico final. Para honrar la memoria de este juego me lo he terminado hace un par tres días, me terminé la adaptación de Antonio Giner González del 30/12/2008, y quiero hacer lo mismo con la de Antonio Giner González en java y con la original de msx en el emulador. Es complicado que las nuevas generaciones vean con los mismos ojos este juego, que los que lo vivimos de primera mano, para nosotros que sabemos de las limitaciones de esas máquinas, tanto en lo gráfico como en la capacidad de cómputo, sabemos valorar este juego en lo que vale, más enterarse de que es español le da un plus, demostrando que aquí se hacían juegos de primerísima línea, una delicia. Ahora los chavales y los entiendo, si no tienen unos gráficos 1080p (quizá exagero un poco pero no mucho) pues casi ni lo valoran, chavales que han crecido con la psp en las manos y luego han saltado a la xbox 360 o play3. Lo que más marca ahora son los super gráficos, creo que no existe una sola aventura conversacional en estos sistemas, al margen de que el teclado no sea de uso extendido, sino más bien marginal, si estas máquinas vinieran con teclado creo que tampoco tendrían éxito salvo entre los que vivimos aquella época dorada... bueno me enrollo demasiado y voy de aquí para allá. Baste decir que me enorgullezco de haber vivido de primera mano esa época dorada del software español, y que este tipo de trabajos hacen revivir y saltarle de paso alguna lagrimilla aquí al que escribe. Saludos y que la disfruteis.

juan
juan
16

Quería decir la versión java de Guillian.

Albert
Albert
17

¡Gran artículo Manz! Eso sí, Chrome da un aviso de malware en la web del remake al jugar :( ¿será un falso positivo?

Manz
Manz
18

@Albert: Acabo de revisar y no me ha dado ningún problema con Chrome. De todos modos, cuando tengas dudas al respecto de estos temas, prueba a subirlo a VirusTotal, y así sales de dudas :-) Saludos

Publica tu opinión

Si lo deseas, puedes utilizar el siguiente formulario para publicar tu opinión o responder a alguna de las existentes:

Previsualización

Aquí se previsualizará su comentario. Revise que sea correcto antes de publicarlo.