relatos
18

Escrito por

Cuatro amigos universitarios se fueron de fiesta un fin de semana antes de los exámenes finales. Se lo pasaron genial. Después de tanta fiesta, durmieron todo el domingo y no volvieron a sus casas hasta el lunes por la mañana.

Como no habían podido estudiar, en lugar de entrar al examen final, decidieron que al terminar el examen hablarían con el profesor y le explicarían la razón por la cual no habían acudido: Le contaron que habían ido de viaje el fin de semana y planeaban regresar para estudiar, pero desafortunadamente tuvieron un reventón en el coche... No tenían herramientas y nadie les había querido ayudar... Cómo resultado de la aventura, no llegaron a tiempo al examen final...

El profesor pensó durante un rato y acordó hacerles el final al día siguiente. Los cuatro amigos estaban eufóricos. Estudiaron toda la noche y se presentaron al examen a la mañana siguiente. El profesor les puso en aulas separadas y les entregó a cada uno su examen. Vieron el primer problema, valía 4 puntos y era muy fácil. "¡Perfecto!", pensó cada uno de ellos en su clase separada, "¡¡Esto está aprobado!!".

Cada uno terminó el problema y giraron el papel. En la segunda página solo había una pregunta:

Por 6 puntos: ¿Qué rueda exactamente fue la que reventó?.

Manz

18 comentarios

miguelacho13
6

jjjajajaj ese tipo es de lo mejor q manera de hacer un examen! wow ojala nunca tenga un profe así! voy a mandar esa historia por correo con un link a tu blog se vale?

Adela
16

¡Que gracia me ha hecho la historia esa ó el chiste! Les esta bien empleado por iresponsables y mentirosillos. y si eso ha ocurrido de verdad el profesor ha demostrado ser muy injenioso, astuto y tener muchas tablas. Esa historia ... ¿ no sera...que te ha ocurrido a ti...? Manz.... ¡ Anda confiesa !

rolando baez
17

hups ola como estann todos pues muy bueno ese examen jeje quien iva a pensar que el primer problema seria facil pero mas sorprendente lo que iso el profe jeje muy bueno eh ok ☺ bye

Publica tu opinión